sábado, 24 de noviembre de 2007

P

era mortal que atravesaba todo,
gobernaba un fortín de infelicidad,
detrás de su beldad su vil arma,
que no me pudo vencer a mi.

Cuando mas derrotado parecía,
desperto mi alma,
la mano de jesucristo,
gloria eterna, me salvaba .

Y ella quedo sola y la perdone,
pero de su arma en mi alma
quedo un jirones.

No hay comentarios: